Descripción

Con una extensión de 79 kilómetros cuadrados, la ciudad de Peñíscola es una perla del Mediterráneo. Situada en la provincia de Castellón de la Plana, al norte de la Comunidad Valenciana.

Con unos 17 kilómetros de costa levantina, en esta acogedora ciudad podemos encontrar una amplia variedad de paisajes entre los que destacan tanto las superficies forestales protegidas como los extensos campos de cultivo de los típicos productos mediterráneos como el naranjo o el olivo.

Pero lo que más llama la atención de esta ciudad es el emplazamiento de su castillo, el cual se encuentra en lo alto de un peñasco a unos 64 metros sobre el nivel del mar justo en la orilla del Mediterráneo. Este castillo, refugio de nobles, caballeros e incluso un Papa, ha protegido a lo largo de la historia de la ciudad a los diferentes pobladores de la misma. Es especialmente llamativo el echo de que este castillo esté unido al resto del país por una fina cadena de arena que posiblemente, al quedar inundada durante los temporales convertiría el peñón en un lugar infranqueable, dejando al resto de la cuidad aislada como si de una verdadera isla se tratase.

En contraste con este claro referente de la antigüedad que forma parte del centro histórico de la ciudad nos encontramos con la parte nueva de la misma, cuyas nuevas calles y amplias avenidas nos hablan de un lugar perfectamente adaptado a las necesidades turísticas de la nueva urbe.

Cuenta también esta ciudad con un extenso muestrario de playas a las que poder acercarse para darse un chapuzón. Dependiendo de si nos encontramos en la parte norte o sur del peñón sobre el que se ubica el imponente castillo podremos encontrar diferentes playas: de cálidas y transparentes aguas con arena fina en la parte norte o pequeñas e intimas calas de agua cristalina precedidas de abruptos acantilados en la parte más meridional de la costa.

El idílico paisaje del casco antiguo de la ciudad es una simbiosis perfecta entre el ambiente medieval que se respira al pasear por sus estrechas callejuelas pavimentadas bajo la atenta mirada del castillo que contrasta pero combina a la perfección con el típico aire Mediterráneo de sus casas encaladas de blanco con balcones plagados de flores.

E.g., 27/06/2017
E.g., 27/06/2017